Oficina virtual, la mejor opción para las pequeñas y medianas empresas

0
30

Desde hace un par de años, el comercio por internet ha cobrado un gran auge dentro de las costumbres comerciales de las sociedades actuales, creando beneficios para tanto para los compradores como para los  vendedores.

Cuando se inicia un negocio —cualquiera que este sea—, uno de los grandes retos de los emprendedores es sustentar los gastos inherente a la operación del negocio mismo, pago de sueldos, entre otros. Dentro de todo esto, también es importante ir estructurando una imagen corporativa. Es importante entender como estructurar esta misma pues de ello dependerá el éxito, crecimiento y estabilización de nuestra empresa.

la mejor opcion para pymes

La imagen corporativa es aquella percepción que nuestros clientes y posibles prospectos de clientes o de socios perciben de nosotros y está conformada por distintos aspectos, desde la papelería que usamos para correspondencia hasta la manera en que nos manejamos ante ellos. No sólo las empresas comerciales sino toda institución que presta un servicio a una gran comunidad de personas, por ejemplo, las universidades y e instituciones también forman una imagen corporativa. Es importante, conformar tres elementos importantes que le darán solidez a nuestro nuevo negocio: Misión, Visión, Objetivos y Valores. Cada uno de ellos tiene que enlazar los propósitos individuales de la empresa con temas que denoten una responsabilidad social con la sociedad. Por ejemplo, productores de bolsas para empaque pueden comprometerse a ofrecer a sus clientes opciones que ayuden a mantener la sustentabilidad del ambiente.

Otros elementos importantes son los elementos visuales: el logo, el papel membretado, la apariencia de nuestros trabajadores y sobre todo, las instalaciones de nuestro negocio o empresa. Esto conlleva a elegir un establecimiento que esté ubicado en una zona privilegiada, que sea de fácil acceso para nuestros clientes o para los socios o proveedores con las que tenemos que relacionarnos. Sin embargo, si se trata de una empresa que apenas va empezando, es difícil mantenerse pagando una renta mensual por unas instalaciones para operar, sobre todo cuando apenas se está haciendo de un capital.

Contar con una oficina virtual, es una de las mejores opciones para las pequeñas y medianas empresas, pues es un espacio en el que no se necesita estar ahí todos los días, por lo que el precio de arrendamiento se vuelve mínimo. Sin embargo, podemos registrarlo como nuestro domicilio fiscal y podemos disponer de ella cuando tengamos que atender a alguien. Así, en teoría podemos seguir trabajando desde casa, pero al momento de tener una entrevista formal, lo podemos hacer desde una oficina virtual, que tiene todas las características para dar la imagen corporativa correcta.

En Oficinas IBS le garantizamos un excelente servicio y trato personalizado en los diferentes servicios de oficinas virtuales que ponemos a su alcance.