Si eres un emprendedor, utiliza una oficina virtual para empezar

A veces el panorama luce negro, a veces parece que es virtualmente imposible emprender un negocio… pero en esas épocas de crisis es cuando surgen las mejores oportunidades para aventurarse en un nuevo negocio. Sin importar cuál sea el mercado en el que decidamos incursionar y qué producto o servicio queramos ofrecer, siempre debemos considerar los costos adyacentes.

El mundo del emprendimiento está lleno de todo tipo de aventureros: están quienes no se preocupan por los gastos iniciales, otros comienzan con mucho ahínco sin y poco capital y finalmente están quienes, en la búsqueda por facilitarse el camino, encuentran socios emprendedores que ayudarán a solventar los costos de arranque. En los negocios es válido cualquier tipo de camino que se escoja, pero en los tres escenarios es siempre imprescindible cuidar el capital (hasta el último centavo), para eso la inversión inicial es juega un papel fundamental pero se debe hacer lo necesario para cuidar la imagen lo más que se pueda. El éxito está en encontrar el equilibrio entre una imagen profesional y un costo de arranque bajo.

Dentro de la inversión inicial se consideran los gastos de instalación física, es decir, se toma en cuenta el mobiliario, internet, teléfono, agua, luz, equipos de cómputo (eso incluye impresora en muchas ocasiones). Todos estos gastos, aunque en el papel lucen obvios, en muchas ocasiones generan tantas preocupaciones como problemas; tras un análisis profundo de las necesidades del negocio, entonces es tiempo de considerar presupuestos y cotizaciones y ahí es cuando entra en juego una oficina virtual.

Este tipo de espacio ofrece la posibilidad al cliente de despreocuparse por banalidades como tinta en la impresora, el pago corriente de agua, luz y gas comunes de cualquier oficina. Pero las ventajas van más allá: la imagen que ofrecerá el nuevo negocio será equiparable al de una empresa consolidada, el costo de inversión inicial se reducirá considerablemente y tanto consumidores como proveedores podrán estar seguros que están tratando con una compañía altamente confiable.

Emprender no es sencillo, pero los riesgos se reducen cuando se consideran todos los escenarios posibles y se destinan todos los recursos (tanto los materiales como los humanos) en el producto o servicio que se ofrecerá.

oficina virtual

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*