Toda empresa tiene un domicilio fiscal

domiciolio fiscal para una oficina virtualSiempre es importante tener todos los documentos en regla, mantener al día los registros, pagar en tiempo y forma los impuestos y estar al tanto de los cambios en las regulaciones de nuestro producto o servicio. Un tema fundamental es el domicilio fiscal.

¿A qué se refieren esas dos palabras (a veces temidas)?

Domicilio es la vivienda fija y permanente de una persona física o moral. Por fiscal se entiende todo lo relativo al fisco, es decir, todo aquello que esté vinculado a Hacienda u organismos estateles que regulan impuestos.

Entonces dicho domicilio es el que está registrado ante las autoridades (gobierno) para efectos de impuestos y notificaciones, este domicilio se utilizará como ubicación oficial para localizacion del negocio o empresa; éste puede resultar diferente del domicilio civil (vivienda de la persona).

De hecho es importante mantener separados el domicilio civil y el fiscal pues en el caso del segundo, se entiende por este como el centro de operaciones, gestión y dirección de actividades económicas. El representante de la empresa o gestor (ante la ley) está a obligado a notificar a las autoridades cualquier cambio y el gobierno a su vez, puede comprobar y rectificar las actividades siempre y cuando corresponda.

Si no se cuenta con un local, oficina o establecimiento para registrar el domicilio fiscal hay una solución conveniente: se puede contratar una oficina virtual como domicilio fiscal acorde a las necesidades de la empresa, ésta proveera siempre personal de confianza para enviar o recibir documentos; además, en caso de ser necesario hay un sinfín de posibilidade spara ubicar dicho domicilio en la zona más conveniente de la ciudad para la empresa.

Precios y servicios hay disponibles para todos los tamaños de cartera. Si el negocio lo requiere, entonces se puede aprovechar para contratar un paquete donde la oficina también funcione como centro de negocios o sala de juntas cuando así se necesite.

Lo importante, con afán de ser enfáticos en eso, es mantener los papeles en regla para así evitar problemas con el fisco y llevar el negocio a buen puerto evitando distracciones burocráticas. El trámite se debe hacer cuando se establece el negocio y qué mejor forma que con una oficina que te ayudará dando soluciones desde el primer momento.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*