¿Por qué es importante contar con un domicilio fiscal?

0
955
domicilio fiscal

En publicaciones anteriores en el blog de Oficinas IBS hablamos de algunos de los beneficios de optar por el servicio de renta de oficinas físicas y virtuales entre los que se encontraba el contar con un domicilio fiscal. Mencionamos de igual manera las ventajas que puede representar para un negocio que busca su expansión contar con un domicilio comercial y fiscal en específico de la imagen de seriedad y profesionalismo que se logra proyectar con ambos, particularmente si están ubicados en zonas de alto prestigio por su actividad comercial dentro de la ciudad.

En esta nueva entrada de blog nos enfocaremos a hablar de la domiciliación fiscal como uno de las obligaciones fiscales de personas físicas y morales para que, en caso de ser requerido, el Servicio de Administración Tributaria pueda localizarlas.

Para comenzar es necesario que definamos a qué nos referimos cuando hablamos de domicilio fiscal, pues es un término que utilizaremos constantemente y que ustedes encontrarán de manera recurrente al consultar los servicios que se incluyen con la renta de oficinas de Oficinas IBS.

Bien, según lo establecido en el Código Civil, el domicilio de las personas físicas de tipo corresponde al lugar donde el contribuyente reside actualmente, el centro principal donde lleva a cabo sus negocios, el lugar donde resida por más de seis meses y el lugar donde se encuentre, en este orden de prioridad. Esto quiere decir que si una persona no cuenta con el primer domicilio que acabamos de mencionar puede tener el segundo, y si no cuenta con ninguno de estos dos con el tercero.

Cabe mencionar que en casos especiales, por ejemplo, cuando la persona tiene dos o más domicilios, el Servicio de Administración Tributaria considera que el domicilio es el lugar donde tal persona reside o simplemente aquel en el que se encuentre por el momento. Esto aplica para personas físicas, y para personas morales el domicilio en todo caso corresponderá al lugar donde sea que se haya establecido su administración o bien, si cuenta con varias sucursales el lugar donde se encuentre la casa matriz será considerado el domicilio.

De acuerdo con lo anterior, el domicilio fiscal para personas físicas corresponde al sitio donde desempeñan las actividades propias de su negocio, ya sea un local comercial o una oficina, siendo esta la razón por la que algunas empresas que ofrecen el servicio de renta de oficinas dan un domicilio a quienes rentan sus espacios. Cuando no se cuenta con este domicilio, como puede ser el caso de negocios que recién han comenzado o bien, pequeñas empresas que aún no disponen de un espacio para desempeñar sus actividades, se considera el domicilio de su casa habitación. Si no se presentara registro de ninguno de los dos domicilios el fiscal será tomado por el Servicio de Administración Tributaria como aquel en registrado ante entidades de tipo financiero o sociedades cooperativas de préstamo y ahorro. Por otra parte, para personas morales se considera este domicilio donde se encuentre ubicada la administración principal del negocio, y si está en el extranjero se considerará entonces el sitio donde se lleven a cabo las actividades en el país. Si no presenta ninguna de ellas, en caso de que sea solicitado, las autoridades fiscales pueden acudir a cualquier domicilio donde realice sus actividades con los fines que sean requeridos.

Debido a que el Servicio de Administración Tributaria hace el envío de comunicados, requisas y avisos de devolución de impuestos, por mencionar tan solo algunos ejemplos, el domicilio fiscal se vuelve imprescindible pues es la manera en que como persona física o moral se encuentran localizables, lo que evita malas prácticas y confusiones que podrían conllevar problemas a futuro. Por ello se recomienda a todos aquellos que inician un negocio que designen un domicilio ante el Servicio de Administración Tributaria en los tiempos en que este designe y se cumpla así una de las obligaciones que se tienen como contribuyentes. El trámite para la domiciliación fiscal se puede consultar directamente en la página web del SAT y para verificar su estado, ya sea localizado o no localizado se ingresa al sistema con el RFC y la contraseña en el menú trámites, RFC, servicios, acuses reimpresión de acuses de RFC, ingresar con la contraseña y seleccionar la opción de generar constancia, lo que desplegará la situación fiscal actual incluido el domicilio registrado.

Si se tienen dos domicilios registrados ante el SAT ocurre lo que ya hemos mencionado, la entidad considerará como domicilio aquel donde se lleven a cabo las actividades empresariales en primer lugar o el local donde se encuentren asentadas las principales actividades del negocio, y si ninguno de estos casos aplica entonces el fiscal será considerado el domicilio de su casa habitación. En este punto conviene mencionar que estos detalles se encuentran asentados en el Código Fiscal de la Federación en su artículo 10, y según este existe la opción de que personas físicas registren como fiscal el domicilio de su casa habitación si se dedican a realizar actividades ganaderas, agrícolas, pesqueras o silvícolas y si no realizan actividades profesionales o empresariales y en futuras publicaciones en este blog hablaremos a mayor detalle sobre este aspecto.

Como pueden ver, el domicilio fiscal no es únicamente un elemento que puede ayudar al negocio a proyectar una mejor imagen y consolidarse como una empresa seria y profesional, es un requerimiento legal y responsabilidad como contribuyente que permite al Servicio de Administración Tributaria la localización de personas físicas y morales ya sea con fines informativos para enviar comunicados o, en caso de ser solicitado, auditorías, por ejemplo.

En caso de que no deseen registrar el domicilio de su casa habitación y que no cuenten con un espacio, ya sea local u oficina para el desarrollo de las actividades propias de su empresa, la opción es contratar un servicio de renta de espacios que incluya la domiciliación fiscal es la mejor opción para poder darlo de alta en el SAT, IMSS e instituciones de servicios financieros.

Para conocer más acerca de las ventajas de la renta de oficinas como el domicilio comercial y fiscal no duden en ponerse en contacto con nosotros, en Oficinas IBS con gusto los atenderemos y resolveremos todas sus dudas.